Saltar al contenido
Espirulina

Espirulina el alimento de moda

espirulina

Esta microalga llamada Espirulina o Spirulina, de tres mil millones de años de antigüedad, es muy apreciada por muchos consumidores por sus propiedades nutricionales. ¿Pero es segura? Aquí están algunas de las respuestas.
La espirulina es el nuevo alimento de moda. Esta microalga, o más bien cianobacteria (“cianobacterium”), existe en nuestro planeta desde hace tres mil millones de años.

Si bien la espirulina se utiliza en algunos países para combatir la malnutrición, ya que es muy rica en proteínas, en los últimos años se ha convertido en una “tendencia” en muchos países industrializados como alimento saludable. Sabemos que ya era consumido diariamente por los Incas. Y desde hace mucho tiempo también por parte de algunas personas de la región de Kanem en África, que la cosechan en el lago Chad. Según la UNESCO, es el alimento ideal y más completo del mañana y que para la Organización Mundial de la Salud, es el mejor alimento para la humanidad en el siglo XXI.

¿Qué aspecto tiene?

Generalmente está disponible para la venta como polvo verde. Por ejemplo, “los preparados a base de espirulina se comercializan como alimento estándar (solo o como ingrediente) o como complemento alimenticio que aporta diversos beneficios para la salud”.

¿Por qué es tan apreciada?

Esta sustancia es muy apreciada por atletas y vegetarianos por sus interesantes cualidades nutricionales, en particular por su contenido en proteínas (dos veces superior al de la carne), pero también por sus aminoácidos esenciales, vitamina A, calcio, hierro…..

¿Dónde se está cultivando?

La espirulina se cultiva formando eflorescencias en la superficie de los cuerpos de agua y crece naturalmente en aguas dulces y cálidas. Necesita una temperatura óptima de 35° y para ello es necesario conservar el calor para que la temperatura pueda subir. En realidad su cultivo se produce aguas cálidas y ricas en nutrientes como son las areas tropicales y semitropicales y donde hay una alta cantidad de luz. Cultivada primero en Hawai y California, la espirulina se produce ahora de forma controlada en todo el mundo.

¿Es seguro para nuestra salud?

La espirulina tiene sus admiradores pero también sus detractores. Como un suplemento dietético, la espirulina puede tener riesgos. Concretamente, si bien este complemento alimenticio no suele presentar un riesgo para la salud a dosis bajas (hasta varios gramos al día en adultos), los productos que contienen espirulina pueden estar contaminados con cianotoxinas (en particular, microcistinas), bacterias o oligoelementos metálicos (plomo, mercurio, arsénico). Estos altos niveles de arsénico o plomo han sido detectados en espirulina silvestre (particularmente en África) pero también en un número de muestras tomadas de espirulina vendida en el comercio, en Tailandia, México, Italia, Cuba, India, Israel y también en los Estados Unidos.

Se desaconseja el consumo de estos complementos alimenticios por parte de personas que padecen fenilcetonuria (una enfermedad genética rara y grave) o que padecen enfermedades alérgicas. Tambien hay estudios que dicen que la espirulina no es una fuente confiable de vitamina B12 (esencial) para las poblaciones veganas, ya que la contenida en la espirulina es inactiva en seres  humanos.